Traducción técnica

 

Lo primero que nos viene a la mente cuando pensamos en la traducción técnica son las temáticas relacionadas con el funcionamiento y el uso de aparatos o instrumentos, como la traducción de los manuales de uso de máquinas o de herramientas, o los que nos encontramos en los embalajes de un ordenador portátil o de un calentador eléctrico.

La traducción técnica y la científica van de la mano, ya que los textos científicos son aquellos que se encargan de difundir conocimientos teóricos, mientras que los técnicos se encargan de aplicar estos conocimientos en el sector industrial. Por eso también se suele hablar de traducción científico-técnica.

Por su parte, la traducción técnica es una modalidad de traducción en la que tenemos que tener muy presente al público al que nuestras traducciones van dirigidas, puesto que, dependiendo del nivel técnico del lector, se empleará un lenguaje más o menos especializado. Por otra parte, no hay que olvidar la dificultad que reside en la terminología, ya que cada campo técnico cuenta con un glosario muy especializado.

  • Traducción técnica en el sector especializado

La traducción industrial está estrechamente relacionada con el sector de la ingeniería, que a su vez se divide en muchas temáticas (agraria, química, física, bioquímica, etc.). Uno de sus requisitos es que debe primar la exhaustividad terminológica, sobre todo en lo que atañe a nombres de piezas, procesos, medidas, puntuación, etc.

La traducción de patentes debe contar con un lenguaje claro, conciso y directo. Éste debe adherirse estrechamente al texto original todo lo posible para no distorsionar su sentido.

  • Traducción técnica en el sector comercial

La traducción técnica también está presente en nuestro entorno cotidiano. Por ejemplo, en la localización de páginas web de moda. Podría parecer que el lenguaje empleado ni es formal ni es técnico, pero la traducción textil es un campo especializado que entraña varios factores, como contar con una terminología propia, y la relación guardada entre las diferencias interculturales y el marketing.

  • Traducción técnica en el entorno cotidiano

Asimismo, no podemos olvidarnos de la traducción de productos destinados a la seguridad humana (equipos de protección individual), al sector medioambiental (aparatos destinados a la obtención de energías renovables), o al uso cotidiano (calentadores, estufas, neveras, etc.), en los que podemos englobar los manuales de instrucciones destinados al púbico general.

Sin embargo, en lo que se refiere a la traducción de manuales, existe una idea equivocada. De hecho, el manual es sólo un tipo de texto; también hay que contar con la ayuda en línea, los tutoriales, las guías, y los manuales de referencia.

La traducción de manuales se caracteriza por sus enunciados cortos y por un texto estructurado en pasos mediante el pronombre personal “usted”. El lenguaje es directo y se suele emplear imágenes, puesto que el objetivo es facilitar un primer contacto entre producto y cliente.

En la traducción de tutoriales se emplea un lenguaje muy directo y sencillo (se emplean los pronombres personales “tú” o “nosotros”), y con un discurso que también se divide en pasos. La temática es mucho más específica y puede usarse una plataforma de texto o de vídeo.

La traducción de guías cuenta con enunciados largos, cargados de descripciones más complejas y con un lenguaje más especializado, puesto que el destinatario es más avanzado. Se hace uso de tablas, imágenes y gráficos como soporte.

La traducción de manuales de referencia se distingue por un contenido mucho más extenso y exhaustivo, ya que se trata de un público experto. La información no consta de un orden determinado, como sucede en los manuales¸ sino que se prefiere hacer referencias cruzadas (una parte del texto que hace referencia a otra) por medio de hipervínculos.

  • El perfil del traductor técnico

El perfil ideal para este tipo de traducciones es aquel que cuenta con una formación traductológica a la vez que una formación sobre el tema específico del que se va a traducir]. En algunos casos [no suele ser fácil encontrar a una persona con dicho perfil, por eso se suele optar por contar con una persona experta en el área de conocimiento del texto para la revisión]. [Para poder realizar este tipo de traducciones tenemos que tener en cuenta los siguientes aspectos:

Para poder realizar este tipo de traducciones tenemos que tener en cuenta los siguientes aspectos:

  • Entender el contexto. Hay que tener en cuenta el destinatario del texto y cuál es su finalidad para poder realizar una traducción acorde a estas características
  • Documentarse. Sin duda esta es una parte fundamental del proceso de traducción y puede ahorrarnos el tener que rectificar y perder tiempo.
  • Estar actualizado. Es muy importante estar al día de las noticias y de las nuevas actualizaciones, sobre todo dentro de nuestro campo de especialización. Cada día aparecen nuevos términos en inglés para los que casi no hay tiempo de acuñar un término en español.
  • Dominar la terminología. Cuando nos enfrentamos a una traducción de un aparato que acaba de salir al mercado, es muy probable que haya términos nuevos que no existen en nuestro idioma. Es el traductor, en ese mismo momento, el encargado de acuñar dichos términos.

En definitiva, la traducción técnica puede suponer un campo de minas para un traductor no especializado y experto en el ámbito a traducir; bien puede tratarse de la traducción técnica en el sector comercial o cotidiano, como en el más especializado. El desconocimiento de la terminología del texto en cuestión solo puede dar lugar a una estrategia de traducción poco adecuada y, como resultado, una traducción incoherente, que además puede ocasionar graves daños. Por ejemplo, una traducción incorrecta de una instrucción de manipulación de un aparato que funciona con gas.