Los 6 contratos internacionales más comunes

¿Cuáles son los contratos internacionales más utilizados? y ¿Qué legislación debemos aplicar en cada uno?

A la hora de contratar pueden surgir dudas sobre qué derecho aplicar y cómo debemos redactar el documento. Es importante conocer que el derecho es territorial, es decir, la legislación cambia según el país, por lo que el derecho internacional privado a través de diferentes Tratados y Convenios se ha encargado de regular estas situaciones para poder establecer la ley aplicable en cada situación.

Sin embargo, no podemos olvidar que un contrato es un acuerdo privado entre dos o más partes, y la primera regla del derecho internacional privado es la autonomía de las partes es decir, la libertad de los contratantes para decidir la ley aplicable. Por tanto, ésto se podrá pactar libremente incluyéndolo de manera clara y expresa en una cláusula.

A continuación, vamos a ver los seis contratos privados más frecuentes en la contratación internacional.

1. Contrato de Arrendamiento: Mediante este contrato el propietario de un inmueble pacta con el inquilino la posibilidad de establecer por parte de éste su domicilio habitual o temporal por un periodo de tiempo determinado y a cambio de un renta. Por lo general se suele determinar que la legislación aplicable sea la del lugar del inmueble pero es algo que pueden pactar el arrendador y el arrendatario según sus intereses.

2. Contrato de Compraventa: Este documento pacta la entrega de un bien a cambio de un precio y define las responsabilidades del comprador y del vendedor tras el cambio de titularidad en caso de que existan defectos o vicios ocultos. Para que el contrato sea válido, como mínimo, debe contener información de las partes, precio, detalles del bien y cómo se realizará la entrega.

3. Joint-Venture Internacional: A través de este contrato dos o más empresas se comprometen a realizar un negocio jurídico determinado donde cada una de las partes aporta una serie de recursos. Se trata de una alianza comercial, semejante a un pacto de socios, para atacar un nuevo mercado o lanzar un nuevo producto.

4. Contrato de Representación Comercial: a través de este contrato laboral se otorgan al trabajador unas competencias en materia de representación, administración y apoderamiento para la realización de actividades comerciales.

La retribución podrá ser a cambio de un fijo, un fijo más variable o un variable en función de las ventas promovidas.

5. Contrato de Prestación de Servicios: En este acuerdo la empresa o profesional pacta con su cliente la prestación de un servicio determinado a cambio de una remuneración. En el contrato se debe especificar con detalle el trabajo a realizar y los plazos o duración del servicio así como la retribución y otro tipo de cláusulas específicas que eviten problemas legales futuros.

6. NDA o Contrato de Confidencialidad: Se trata de uno de los contratos más comunes en el ámbito empresarial. Firmando un NDA las partes se comprometen a no revelar información sensible de procesos productivos, productos o estrategias y no utilizarlas con un interés propio.

En todos ellos es importante definir cómo se resolverán los posibles conflictos en caso de que surjan, ya que es la mejor manera de disminuir la incertidumbre a la hora de firmar un contrato internacional. Los firmantes podrán acogerse a los Tribunales del lugar que ellos elijan o podrán acordar resolver los posibles conflictos mediante Arbitraje. En ambos casos, deberá estar reflejado de forma clara y expresa en una cláusula del contrato.

Puedes crear tus contratos de forma sencilla y adaptados a la legislación vigente en FormalDocs.